Trip Planner

Items Collected: 0

Plans Created: 0

El gobierno de Tailandia es una monarquía constitucional, en la que el rey es el jefe de estado y el primer ministro lidera el parlamento que aprueba las leyes; la familia real tailandesa es muy venerada, mientras que la política del país se debate acaloradamente.

El gobierno de Tailandia se basa en una monarquía constitucional muy similar a la del Reino Unido, en la cual el primer ministro actúa como jefe del gobierno parlamentario y el rey tailandés de sucesión hereditaria es el jefe de estado.

Esta forma de gobierno rige desde 1932 tras casi 700 años de gobiernos absolutos a cargo de diferentes linajes de reyes; el rey actual, Su Majestad el Rey Bhumibol Aduyadej (Rama IX) es el monarca reinante de la dinastía Chakri que gobierna Tailandia desde la caída de Ayutthaya y la fundación de la era de Rattanakosin. El rey ampliamente venerado actúa como guía espiritual del país, además de ser el jefe de estado, pero no ejerce una autoridad política absoluta.

El gobierno de Tailandia está formado por una coalición de partidos políticos liderada por el primer ministro. Si bien Tailandia atravesó numerosos golpes de estado desde el comienzo de la monarquía constitucional y la política tailandesa genera muchas polémicas, los tailandeses son políticamente activos y valoran en gran medida su democracia aún un tanto débil.

Gobierno

TTailandia ha existido como una nación-estado moderna desde la fundación de la dinastía Chakri y el establecimiento de Bangkok como la capital en 1782. En 1932, una “revolución” absolvió el gobierno absoluto de la monarquía e instauró una monarquía constitucional, desplazando la autoridad política de la corona y fundando una democracia naciente. 

En 1946, finalmente se celebraron las elecciones directas, en las cuales el pueblo de Tailandia votó a los miembros de una legislatura bicameral (el Senado y la Cámara de representantes), la cual estaría presidida por un primer ministro que representa al poder ejecutivo. El poder judicial, que incluye a la Suprema Corte, actúa de forma independiente del poder ejecutivo y del poder legislativo, si bien no fue hasta la constitución de 1996 que se establecieron controles y contrapesos más efectivos.

Desde sus comienzos, la democracia en Tailandia ha sido turbulenta, con 17 golpes de estado que traspasaban el poder de unos a otros líderes militares y una élite burocrática que lindaba con la plutocracia. El país también estuvo gobernado por 17 constituciones diferentes; la constitución actual del reino es el resultado del golpe de estado más reciente, el sangriento derrocamiento del Primer Ministro Thaksin Shinawattra en 2006.  

Actualmente, Tailandia se encuentra envuelta en una discusión política sobre las repercusiones de ese golpe y la consecuente reorganización legislativa causada por protestas masivas tanto en contra como a favor del antiguo primer ministro. Sin embargo, los tailandeses son políticamente activos y valoran su libertad a pesar de la debilidad de su democracia.

La monarquía

Tailandia había sido gobernada por reyes absolutos de diversos reinados desde el siglo XIII y no fue sino hasta 1932 que se convirtió en una monarquía constitucional, un sistema muy similar al del Reino Unido, en el cual el rey es el jefe de estado y guía espiritual del país, pero no ejerce autoridad política directa.

El actual monarca de Tailandia, Su Majestad el Rey Bhumibol Adulyadej (Rama IX) es el noveno rey de la familia Chakri, que gobernó el país desde la fundación de Bangkok por parte del Rey Phutthayotfa Chulalok (Rama I) en 1782. Su Majestad el Rey Bhumibol nació en Massachusetts, EE. UU. mientras su padre, que no fue rey de Tailandia, asistía a la Universidad de Harvard. Su Majestad Bhumibol ascendió al trono como rey de Tailandia en 1946 tras la muerte de su hermano y desde entonces ha logrado la distinción de ser el monarca con el reinado más prolongado del mundo, y el rey que mayor tiempo lleva en el cargo en la historia de Tailandia.

Si bien el rey de Tailandia posee escaso poder directo, según la constitución el Rey Bhumibol es un símbolo de identidad y unidad nacional; de hecho, el rey tailandés inspira un enorme respeto popular y autoridad moral, virtudes que fueron aprovechadas en algunas ocasiones aisladas para resolver crisis políticas que amenazaban la estabilidad nacional. No obstante, en los últimos años él ha mantenido un enfoque de no intervención, alentando a los tailandeses a aprender a resolver sus diferencias de forma cordial para el bien del país.

El rey tailandés y los miembros de la familia rea son profundamente venerados por los tailandeses gracias a su ferviente compromiso con el bienestar del pueblo. En Tailandia, el respeto por la familia real va más allá de la mera costumbre, ya que está protegido por la ley: no es socialmente aceptable menospreciar a los miembros de la familia real o sus retratos; está penado en virtud de la ley de lesa majestad. Además, es obligatorio pararse en señal de respeto al rey al comienzo de las películas y dejar de caminar o pararse durante la ejecución del himno nacional a las 8:00 y 18:00 h. Desde un costado más relajado, se ha puesto de moda rendir tributo al rey mediante el uso de una camisa amarilla los lunes, desde el 60º aniversario de su reinado en 2006.

Si bien ambas residencias oficiales del rey, el Gran Palacio y la residencia tradicional, el Palacio Chitralada, se ubican en Bangkok (donde el rey ha instalado un centro de investigación agrícola), el rey y la reina generalmente se encuentran en el chalet de Klai Kangwon, en la localidad costera de Hua Hin.