Trip Planner

Items Collected: 0

Plans Created: 0

Si bien aproximadamente el 95% de los tailandeses son practicantes del budismo Theravada, la religión oficial de Tailandia, la tolerancia religiosa es una costumbre del país y además está protegida por la constitución. No obstante, por su naturaleza esencial, el budismo, que se basa en las enseñanzas del Buda “el iluminado” (Siddhartha Gautama), es una religión compasiva y tolerante, cuyo fin es el alivio del sufrimiento. En consecuencia, los tailandeses son muy respetuosos de las creencias religiosas de otros y están abiertos a la discusión de sus valores budistas con los visitantes. De hecho, existen numerosas oportunidades en Tailandia para visitar templos budistas o aprender o estudiar el budismo, y quizás hasta aprender a meditar.

La religión en Tailandia domina muchos aspectos de la vida de sus habitantes y los monjes más antiguos son muy venerados; no es extraño ver sus imágenes adornando paredes de negocios o casas, o sobre algún ornamento en los taxis. En muchas localidades y pueblos el wat (templo) del vecindario es el corazón de la vida social y religiosa. Las festividades budistas se celebran periódicamente durante todo el año (particularmente los días de luna llena) y muchos tailandeses concurren al wat durante estos y otros días importantes para rendir homenaje al Buda y ofrecer limosnas a los monjes para hacer mérito.

La meditación, una de las principales prácticas del budismo, es un medio de reflexión personal que tiene como fin identificar las causas del deseo individual y, en última instancia, aliviar el sufrimiento propio. Los visitantes pueden aprender los fundamentos de esta práctica en los diversos wats de todo el reino. Algunos templos, particularmente en Chiang Mai, permiten que los visitantes hablen con los monjes para adquirir conocimientos generales sobre el budismos o estudiarlo en mayor profundidad.

Si bien el budismo Theravada técnicamente puede considerarse como una filosofía más que una religión (no hay un “Dios”), el budismo tailandés está inspirado por numerosas creencias religiosas que posiblemente son el resultado de doctrinas hindúes y animistas persistentes durante los siglos anteriores. La mayoría de los hogares y lugares de actividad comercial de Tailandia poseen una “casita de espíritus” afuera de la edificación, en la que se realizan ofrendas para apaciguar a los espíritus que, de lo contrario, podrían habitar sus casas o lugares de trabajo. Además, es común que se llame a los monjes budistas para “bendecir” los hogares y negocios nuevos, y a menudo los tailandeses encienden inciensos y les rezan a las imágenes del Buda y de una gran cantidad de dioses hindúes, cuyos santuarios están ubicados por todo Bangkok y el país.

La segunda religión más importante en Tailandia, el islamismo, es practicada por alrededor del 4% de la población. La mayoría de los tailandeses musulmanes viven en las provincias del sur, cerca del límite con Malasia.  Otras religiones de Tailandia son el hinduismo, el confucianismo, el taoísmo y el cristianismo, practicadas en general por quienes viven en Bangkok, donde la población multicultural incluye ciudadanos de ascendencia india, china, japonesa y europea.